Retrato de niño – Proceso

 

alfonso_romero_yannis_procesoEste fin de semana he estado trabajando con un retrato de Yannis aprovechando que quería probar unos nuevos materiales que he comprado para manchar grandes superficies. Es el PanPastel y es como un pastel suave que se distribuye en forma parecida a las sombras de ojos de los maquillajes de las mujeres.

El retrato a carboncillo sobre papel tintado y con iluminados con lápiz. Finalmente pastel para acentuar los contrastes.

Espero que os guste.

Retrato de niño – Probando nuevos materiales

Hoy he estado probando nuevos materiales para dibujo. He comprado PanPastel para sombrear, sobre todo en las fases primeras del dibujo. He realizado varias pruebas y la verdad es que al principio me ha resultado un poco extraño porque yo estoy acostumbrado a aplicar el pastel directamente y esparcirlo con los dedos.

Las esponjillas se rompen con gran facilidad al arrastrarlo por la superficie del papel. Casi diría que son más versátiles las esponjas que se usan directamente con la mano en vez de con la espatulilla de plástico. En conclusión creo que es un buen material para usar en los dibujos rápidos en el las fases primeras. Permite degradados con facilidad y proporciona velocidad en el acabado.

alfonso_romero_yannis_01Este es el retrato terminado. Al final he decidido añadir algunos toques de pastel blanco porque el lápiz se quedaba muy apagado y no me daba la luminosidad que necesitaba la obra.

Finalmente algunas fotos de los detalles de la obra donde se pueden apreciar mejor los trazos así como la textura de los materiales y el papel.

alfonso_romero_yannis_02

alfonso_romero_yannis_03

Un retrato que me hizo Rosa Martínez-Artero en la Facultad de Bellas Artes de Valencia

En esta ocasión os traigo un dibujo que recuperé hace algunos años y que tenía guardado en alguna de las muchas carpetas de dibujos y recuerdos de mis tiempos de estudiante.
Se trata de un retrato del natural que me hizo la excelente profesora Rosa Martínez Artero que en aquel entonces impartía la asignatura de Retrato en la Facultad.
rosa_martinez_artero_retrato_natural_alfonsoLa asignatura de retrato era una de mis preferidas y con las que más disfrutaba. Seguramente será porque siempre me ha gustado especialmente la figura y porque desde bien joven comencé a pintar retratos de las modelos que aparecían en las revistas como Cosmopólitan. El afrontar el retrato desde el natural era un reto que me despertaba muchas ganas de aprender.

Pero el retrato nunca ha sido tarea fácil. Posiblemente se trate del género en las artes que más problemas y quebraderos de cabeza hayan despertado. Que si el parecido, que si las proporciones, que si la anatomía, en fin, nada sencillo. En aquellas clses de retrato podíamos encontrar de todo. Desde perfectos desconocidos de la técnica y soberanos negados hasta grandes talentos capaces de captar la esencia de muy pocos trazos. Sin duda, las clases resultaban muy entretenidas y con un poco de atención se podían aprender muchas cosas.

La maestría de nuestra profesora era patente y eso me hacía disfrutar si cabe aún más. Podíamos aprender de los compañeros y de las sabias indicaciones de Rosa que nunca caían en el vacío. Enseñar a retratar es muy difícil pero Rosa lo hacía muy bien. Sobre todo cuando cogía el lápiz.

Un día, no me acuerdo por qué motivo, nos quedamos sin modelo en la clase, así que para no quedarnos sin trabajar me ofrecí a posar como modelo. Aunque no era lo habitual, Rosa cogió un pequeño trozo de papel y empezó a bosquejar unas líneas que poco a poco se transformaron en este retrato, a mi parecer, espléndido. Con esta lección creí haber aprendido algo más. Creí haber dado un paso hacia adelante. Aunque me di cuenta un poco más tarde, cuando volví a coger el lápiz para retratar y vi que ya no lo hacía de la misma manera que antes.

Gracias Rosa, por aquellos fantásticos días

Pintores de la Selva Negra

Estos días hemos estado por la zona sur de la Selva Negra, por los alrededores de Feldberg que es la montaña más alta de la zona. En el refugio donde nos alojamos había hasta 2 metros de nieve y el paisaje, cuando se dejaba ver, era idílico.
Uno de estos días visitamos el museo de ski en Hinterzarten  y cuál fue mi sorpresa que en medio de la exposición, ilustrando los tiempos aquellos en los que usaban materiales tan rudimenarios, me encontré con numerosos cuadros de pintores de principios del siglo XX de la zona. Me interesó especialmente porque estos pintores son fieles a la pintura realista y porque la temática gira en torno a los paisajes de la Selva Negra, muchos de ellos con la nieve de protagonista.

A continuación os expongo algunas imágenes interesantes de tres de los artistas llamados “Schwarzwalder”

Julius Heffner.

heffner heffner_02 heffner_03

Hermann Dischler

dischler_01 dischler_02 dischler_03

Karl Hauptmann

hauptmann_01 hauptmann_02 hauptmann_03

Pero lo que realmente me ha encantado ver son algunas fotos de aquellos tiempos cuando los pintores, sin comodidades ni lujos, salían a pintar al natural con gran pasión y dedicación. En invierno, en la Selva Negra hace un frío del carajo.
Sin duda me quedo con esta preciosa instantánea de Karl Hauptmann pintando del natural y utilizando sus esquíes como caballete:

karl_hauptmann_01

O esta, en la que una vez terminada la obra, se la lleva a sus espaldas esquiando.

karl_hauptmann_02

Sin duda un ejemplo de voluntad a amor por la pintura que no debemos olvidar.